Entrevista de selección ¿Cómo te organizas?

Cada cual tiene una rutina de trabajo diferente. Durante una entrevista de selección tienes que decidir si ese es el candidato adecuado. Para ello es clave tener una idea de la manera en que suele encarar su día a día y, lo que es más importante, si se adaptará fácilmente a la nueva dinámica de trabajo de este puesto.
En función de los datos que aporten en sus respuestas, se intentará deducir si, entre otras competencias, son proactivos, disciplinados, diligentes y atentos a las normas.

Comprobemos si encajan…

SeleccionRRHH:

“¿Cómo planificaba su día a día? ¿A qué tareas daba prioridad?”

John John NeedeaNeedea:

“Siempre tenía temas urgentes a los que dedicaba gran parte del día, la prioridad la marcaba mi superior directo.”

SeleccionRRHH:

“No parece estar habituado a la toma de decisiones. Hace falta conseguir datos sobre su capacidad de organización ya que el Responsable de Administración necesita que, quien se incorpore, sea capaz de organizarse para trabajar de manera autónoma ya que debe sacar adelante un volumen muy importante de trabajo.”

Mel OsevienMel O’sevien:

“En función de las prioridades que me marcaba mi jefe, hacía un listado de tareas pendientes y me marcaba un plan para cada día. Lo más habitual era que empezara resolviendo las tareas más tediosas a primera hora de la mañana (archivo y grabación en las aplicaciones fundamentalmente). Después me centraba en tareas relacionadas con facturación, para tener margen de tiempo suficiente para resolver las incidencias que surgieran. Tengo la costumbre de ir echándole un vistazo de vez en cuando al plan que me había marcado para el día.
Es igual que cuando hago un mueble. Soy muy aficionado a la carpintería y sé que hay que planificarse bien y preparar cada pieza lijándola a fondo. Lijar es un rollo, pero merece la pena el tiempo que le dedicas, después todo encaja mejor.”

SeleccionRRHH:

“Disciplinado, con capacidad de planificar y priorizar tareas. Hace falta una persona así en el Dpto. de Administración, no van a tener mucho tiempo para darle formación y alguien que necesite mucha supervisión tardaría demasiado en ser productivo. Resulta simpático, espontáneo y ocurrente (¡Qué curioso! Mi padre es carpintero y siempre dice lo mismo que él).”

¿Cómo va la entrevista?

Si en tu próxima entrevista de selección te plantean una pregunta tan general como esta, conviene que elijas bien qué contar. No hay que extenderse demasiado dando mil detalles, pero tampoco responder telegráficamente como ha hecho John Needea. La sensación que deja su respuesta es, no tengo claro cómo contestarte y resuelvo la situación con generalidades. El entrevistador abre una puerta esperando que le des razones para apostar por ti, quiere tener datos concretos que le permitan anticipar cómo será contar contigo en su empresa.

La respuesta de Mel O’Sevien da unas pinceladas de su manera de trabajar que dejan claro a qué le da importancia. De manera muy esquemática, da algunos datos a modo de señuelos que abren la posibilidad de que el entrevistador profundice en áreas que, por un lado, él domina y que, por otro, ofrecen una buena imagen de su forma de hacer las cosas. También introduce una breve anécdota que hace más amena la conversación y que pone en la práctica parte de sus principales fortalezas (ser disciplinado y concienzudo, por ejemplo). Con ello consigue hacer más distendido el ambiente de la entrevista de selección y tiende puentes para conectar con la persona que le está entrevistando, a la vez que le hace más sencillo que le recuerde entre el resto de candidatos.

¿Cómo responderías tú?

Texto y dibujos
Ana Merino

Personas TFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *